Skip to navigation
Lic. en Diseño de la Comunicacion Visual. FADU-UNL

Un mar de Fueguitos

Un mar de Fueguitos

 
No soy un gran illustrator ni mucho menos, ilustro ocasionalmente lo que me viene, dibujo por necesidad compulsiva de evadirme del tiempo, aveces escribo porque las palabras se me abollan en la garganta hasta sujetarme de un nudo insoportable, hago fotos callejeras y de viajes, por pura afición, de esas que se me encarnan en el ojo, cuando vago por ahí, soy diseñador de profesión, me gusta arribar a la funcion que hay detrás de las formas geométricas , las tipografias, y los signos visuales, tambien enseño y cuando enseño aprendo, investigo , leo, pregunto, y me pregunto,busco, caprichosamente formas, colores y texturas para mostrar y pensar entre nos, entre todos, algo nuevo, salir distinto de algo, resignificar todo el tiempo. Enseñar quizá, sea una desembocadura de todo eso.
Estuve varias horas pensando, cual es la figura de este fondo, que hay encima de esto que no puedo descifrar.
Hoy termine una clase de diseño y pensaba… esta imagen podría ilustrar de algún modo , ese hermoso cuento de Galeno.
“Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.
A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desde arriba, la vida humana.
Y dijo que somos un mar de fueguitos.
-El mundo es eso -reveló- un montón de gente, un mar de fueguitos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.
No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende”.
No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende”.